DESAFÍO por Cecil Balmond Aug07

Tags

Related Posts

Share This

DESAFÍO por Cecil Balmond

En la palabra griega techne al unidad ingeniero-arquitecto describe una fusión de valores de diseño: el diagrama y el cálculo, el concepto y la proporción, vistos como ciclos de invención intelectual.

En un principio yo había asumido cierta sumisión a la ingeniería, como una ciencia que hacía posible la construcción de edificios. Me gustaba lidiar con sus precisiones, como si tuviera rayos X para penetrar ecuaciones y cifras. Luego enpecé a preguntarme qué eran esas retículas regulares de cuadrados y rectángulos cerrados; ¿eran contenedores de un espacio vacío inanimado?. Volvía a mirar. Ya no creía en esta restricción.

Encontré respuestas en matemáticos griegos arcáicos, en sus reglas de proporción que conducían a sub-unidades y super-unidades y en su sucesión de órdenes tendentes al equilibrio interno. Su noción de symetria, un concepto de vitalidad a través de ritmos medidos y concurrentes, se mantuvo en la idea contemporánea de la complejidad como un patrón desplegado, simultáneo y auto-similar. Fascinado por la aritmética y la geometría, estudié las modernas inestabilidades de la matemática, donde los principios de incertidumbre y las geometrías fractales estaban abrindo nuevos mundos. La teoría del caos producía estructuras de una belleza imposible. ¿Podría semejante animación ser aplicada a la ciencia de la construcción, una geometría vaga o intinerante capaz de producir formas?.

La geometría nunca se menciona en el proceso normal de diseño de los edificios; se da por sentado como un sistema de formas limitadas aisladas. La apariencia y exterioridad parece ser lo único que importa, no tiene sentido la interiorización o el trabajo a partir de una base teórica formal para alcanzar una configuración. Symetria se ha convertido en no-especulación. El espacio queda vacío y estéril, atrapado en contenedores rígidos. Cómo un mal necesario en la lógica cartesiana, los pilares se colocan en tristes tramas regulares. Se asume la estructura como una reducción y una regulación. Las estructuras son mucho más que estrictas vigas y pilares. Los forjados pueden desplegarse y actuar como líneas verticales resistentes, las vigas pueden bifurcarse y cambiar de forma, los pilares pueden servir de vigas. Los igredientes están ahí para que las formas evolucionen de modo fascinante. El desafío está en estructurar la nueva disciplina, desde este nuevo examen del espacio.

Hoy los ordenadores abren una puerta y proporcionan una libertad de exploración capaz de aturdir donde cualquier resultado es posible. Estas nuevas formas y manchas tan de moda, no son más que fachada si se apoyan en una construcción estándar de vigas y pilares. Para crear un sistema integral de formas libres es necesario aplicar nuevos métodos de configuración que tengan su origen en puntos de partida flexibles. En vez de línea, superficie; en vez de apoyos equidistantes, dispersos; en vez de centro fijo, un lugar móvil; y en vez de puntos, zonas.

Cecil Balmond, Londres, enero 2002.

Extracto de la Introducción del libro INFORMAL de Cecil Balmond con Januzzi Smith, publicado en la revista Tectónica: Geometrías Complejas.